La inducción se calienta en la cocina

Cierra los ojos por un momento. Imagínese de pie en una cocina de alto rendimiento, salteando los ingredientes para la cena en una cocina de calidad profesional. Cómo se ve? Si describió una superficie llena de quemadores de gas de alto BTU continuos, podría estar equivocado. Más chefs profesionales, y chefs serios en el hogar, están recurriendo a la cocina de inducción. ¿Por qué?
Hay varios grandes beneficios de esta tecnología basada en imán:

  • Es altamente eficiente en energía, tanto en su cocción directa a olla, como en no calentar la cocina mientras está en uso;
  • Es más rápido que el gas o la electricidad, lo que reduce el tiempo que lleva acelerar la cena a la mesa;
  • Es más seguro que el gas, ya que no hay llamas para atrapar una manga o un paño de cocina, y solo la olla directamente encima se calienta;
  • Es ideal para espacios pequeños, ya que la superficie lisa puede doblarse como espacio de mostrador cuando no se cocina;
  • Es mucho más fácil de limpiar, ya que los alimentos no se cuecen en su superficie.
La inducción ofrece numerosos beneficios de cocción tanto a gas como a electricidad.

Si no está construyendo una casa nueva o una adición, o no está listo para reemplazar sus mostradores o electrodomésticos, aún puede disfrutar de los beneficios de cocción rápida de inducción en un quemador de inducción portátil, pero es posible que no quiera volver a su cocina habitual después!

Las placas de inducción. Cómo funcionan

Su principio de funcionamiento está, como no podía ser menos, directamente relacionado con su nombre, la inducción. La inducción consiste en la generación de un campo magnético, que por sí mismo, no genera calor, pero que en contacto con un recipiente metálico, hace que este se caliente, y por tanto que caliente los alimentos. Este principio, conocido como ley de Faraday (quien descubrió e investigó este fenómeno), hace que sean más eficiente energéticamente que otros tipos de cocina, y por tanto, que nos permitan ahorrar energía y dinero.

Puesto que solo calientan el recipiente, es posible colocar un papel o un trapo entre el recipiente y la propia placa y este no se calentará. Bien, corrijo, sí se calentará, pero será por el calor que le transfiera el propio recipiente y su contenido. Es decir, no experimentéis mucho con esto en casa :) Esto hace que sean mucho más fáciles de limpiar, ya que no hay que esperar tanto a que se enfríen y por tanto los restos de comida, no se quedarán pegados con tanta facilidad.

En cuanto al ahorro potencial, todo depende de los precios de electricidad, gas, etc... pero lo que sí está claro es que superan con mucho a las placas vitrocerámicas y que por comodidad a la hora de limpiar, superan con creces a las cocinas de gas. ¿Qué opináis vosotros? ¿Cuáles son vuestras experiencias?
 

Video